Archive for the ‘ Suicidal Life ’ Category

Alan Wake o cómo despertar a la realidad

no comment

Después de varias horas sin parar jugando al Alan Wake en la xBox, uno llega a pensar que su vida es un oscuro camino que debe recorrer bajo la luz de una linterna hasta despertar de la pesadilla que es la vida.

Que los sueños son películas narradas en tercera persona con cuervos sobrevolando cielos tenebrosos mientras huyes por bosques umbríos recogiendo las páginas de una novela que un loco escribió en su día y, como quiso hacer Sartre, fue destruida ante la salvajada que había creado [sic-escrito sin tener idea de la historia; dudo que sea así]

Llegados a este punto recuerdo la excelencia que nos brindó Stephen King cuando comparó el acto de escribir a hacer de vientre, algo especialmente complicado cuando los desechos toman conciencia de su propia existencia y no desean ver la luz del día

Pero ¿como reconocer la Realidad?

Nuestra vida… ¿es real cuando soñanos, o nuestros sueños nos poseen cuando estamos despiertos, trabajamos, comemos, hacemos el amor y nos emborrachamos?

¿Cómo vivir, si todo lo que sentimos son reflejos de lo que podríamos ser?

Recordando a Van Gogh

no comment

Pese a no hallarse expresamente relacionados, élane se encuentra en la obligación de rendir un pequeño homenaje a uno de los artistas más admirados (por su tortuosidad y goticismo) del siglo XIX.

A caballo entre su reclusión en el sanatorio mental de Saint-Rémy-de-Provence y sus escasos momentos de extrema lucided, un año antes de poner fin a su vida nació La noche estrellada (De sterrennacht). Vincent van Gogh lo pintó con la luz diurna reflejándose en sus ojos, materializando sobre el lienzo la tremebunda huella que aquellas vistas nocturnas desde su habitación grabaron noche tras noche en su torturada alma.

La noche estrellada, de Van Gogh

Tomada de Wikipedia España

Este apocalíptico cuadro, donde las fuerzas cósmicas oprimen los dominios humanos demostrando así nuestra ínfima existencia, quizá represente una reminiscencia del Romanticismo ya casi relegado por el Expresionismo al olvido. Y prácticamente significaba una antesala (puede que el desproporcionado ciprés tenga parte de culpa) que anunciaba el final de una existencia, de un furor, que muchos han temido (y a veces envidiado) en ciertas etapas de su vida.

Con este background … en la noche es†rellada … tiene un largo camino por recorrer antes de aspirar siquiera a poder interpretar y saber expresar algunos de los matices que semejante obra plasma en nuestros corazones.