Algún día… (Alicia)…

no comment

… cuando te mires al espejo, te preguntarás: “¿de quién coño son esos ojos?”, o algo más importante: “¿quién coño eres tú?”

Y será el comienzo de la caída… un abismo sin fin que se abre a tus pies, al cual es imposible resistirse porque no eres tú quien cae en él, sino esa otra persona –de imagen eterea– que te devuelve la mirada desde esa otra realidad que se aprecia tras el espejo. Una realidad desenfocada, átona y perceptual que pide ayuda a gritos, pero a la que es imposible alcanzar a no ser que atravieses el abismo.

Como Alicia

Pero si escoges ese camino, el dolor será tu estigma, el olvido tu sino, y la locura tu vida diaria. Claro que no tienes elección, ¿verdad? Resistance is futile, decían los Borg, y tenían razon… en parte. Porque si bien no hay elección posible una vez que el abismo te señala, sí que existe la negación: el orgullo humano, que muchas veces causa guerra y dolor, se convierte ahora en una tabla de salvación espiritual que grita

¡ ¡ ¡  NO  ! ! !

y te dejas las uñas, la garganta, las pelotas o los ovarios para no caer… pero es imposible, y algún día, algún día…

Alicia no salió del agujero

Leave a Reply